Como creo que ya te he comentado en alguna ocasión, estuve trabajando como trader, bróker y formador durante más de 10 años. A lo largo de todos estos años escuché la palabra <<sistema>> miles de veces. Hice todo lo humanamente posible por aprender más acerca del funcionamiento de los mercados cotizados, las apuestas deportivas y el mecanismo de la ruleta, creído en que esto sería lo que solucionaría mis finanzas y me haría tener éxito. Fui muy poco humilde al pensar que yo, a diferencia del resto de participantes, podría obtener unos ingresos recurrentes de alguna de estas actividades.

Dudo mucho que algún día vuelva a ser participe de esta locura. Hoy en día, me engrandezco al recordar ese momento en el que me di cuenta de lo que estaba haciendo con mi vida. Me satisface enormemente poder levantarme cada día con la libertad de dedicar mi tiempo y mi energía a actividades con las que me siento totalmente alineado y en paz.

ASÍ ERA MI DÍA A DÍA ANTES…

Al darme cuenta de que estaba participando en la Bolsa o en las apuestas como pollo sin cabeza, y que cuando parecía tener la cabeza sobre los hombros rápidamente me la cortaban, decidí comenzar a desarrollar mi propio sistema de trading. Lo llamé el Método TRIPLE A, porque me apoyaba en estos tres pilares: análisis, autoconocimiento y acción. A continuación te cuento el proceso que seguía en bucle durante todos estos años:

PASO 1. DESARROLLABA UN SISTEMA DE TRADING «GANADOR»

Me preparaba un Excel de registro para ejercer la actividad de una forma totalmente profesional, me curraba una configuración de la plataforma para operar como un auténtico tiburón, incluso la guardaba con algún nombre motivador (Halcón, Samurái,…). También hacía limpieza de mi espacio de trabajo, desechando todo tipo de anotaciones antiguas que pululaban por los lugares más insospechados de mi escritorio (post-it, archivos de word, pantallazos,…) y preparaba otras ideas más renovadas. Todo un ritual.

PASO 2. EMPEZABA A APLICAR EL SISTEMA DE TRADING «GANADOR»

¿Qué sucedía entonces? Lo que pasa cuando se actúa sin respetar las reglas. Cuando sumaba, todos contentos. Yo continuaba operando tranquilamente en base a mi sistema. Pero, ¿cómo reaccionaba cuando el sistema me arrojaba alguna pérdida? Inmediatamente, sin apenas dejar que esto sucediera ni tan siquiera una semana, empezaba a cambiar las pautas del sistema… Hasta que finalmente llegaba un día -generalmente no muy lejano- en el que perdía el control de mis actos y me ponía a operar sin ningún criterio. Esto es muy duro, amigo/a.

PASO 3. DESARROLLABA UN NUEVO O RENOVADO SISTEMA DE TRADING «GANADOR».

Entonces, vuelta a empezar. Establecía unas nuevas reglas de actuación, me preparaba un Excel de registro, me curraba una configuración de la plataforma,…

Así te puedes tirar años. Entras en una espiral que te atrapa y resulta tremendamente frustrante. Si le cuentas a alguien el motivo de tu desdicha, probablemente no tenga ni idea de lo que le estás hablando ni tampoco por lo que estás pasando. Además, si alguien que no entiende del tema te cuestiona, te sientes atacado, porque parece que te está llamando embustero o gilipollas en toda la cara: <<Y si sabes que ganarías cumpliendo las reglas de tu sistema, ¿por qué no las cumples?>>

¡¡¡Ding, ding, ding!!! ¡¡¡Premio gordo para el caballero!!!

Aunque esa persona no lo entienda, tú y yo «sabemos» que precisamente ahí está la clave para ganar dinero en este tipo negocios, ¿verdad? Esta creencia resulta ser el motivo por el que muchas personas que quieren dedicarse profesionalmente al trading o las apuestas se pasan largos años trabajándose a nivel personal. Yo, así como numeros compañeros con los que me relacionaba cada día, nos enfocábamos en aprender más acerca de nosotros mismos, con el propósito de desarrollar el autocontrol suficiente para tomar decisiones financieras más inteligentes y responsables.

Aquí surge el gran auto-engaño, porque por más que te esemeras en el noble propósito de evolucionar a nivel espirtual, nunca es suficiente. Esta rueda de sufrimiento solo termina cuando te comprometes a ser honesto contigo mismo y fiel a tus verdaderas aspiraciones. No importa lo que te digan tus pensamientos, la mente va a tratar de convencerte de que tu caso es diferente, de que tú eres especial y que podrás ser uno de los agraciados que logra vivir de este tipo de actividades. Sin embargo, tu evolución demuestra todo lo contrario y las estadísticas son las que son. 

Date cuenta de que mientras tu foco está puesto en la construcción de castillos en el aire, estás dejando de lado otras áreas que te reportan una mayor satisfacción y abundacia presente, Mientras buscas la felicidad o la libertad en un mañana que nunca llega, te pierdes todas las oportunidades que te entrega grauitamente el presente. Te hablo de dinero y de otras muchas cosas que están por encima del dinero: como pasear con tu pareja, echar un partido de tenis con tus amigos, aprender a tocar un instrumento, etcétera. ¿Sabes la cantidad de instrumentos musicales -por decir algo- que podría haberme comprado yo con todo el dinero que he tirado en este tipo de negocios? Habría comprado una orquesta entera,… ¡Con los músicos incluidos! ¿Y qué me dices del tiempo empleado? En estos 10 años habría aprendido a tocar varios instrumentos, un par de idiomas y creado varias empresas, entre otras cosas.

En serio, mucho cuidado, porque si andas tontenando con este tipo de actividades y finalmente acabas desarrollando una patología, el sufrimiento que viene aparejado es horroso. Y créeme, NO son pocas las personas que sufren serios problemas con el trading y las apuestas. 

Para que puedas valorar fácilmente en que situación te encuentras y cuentes con algunas referencias que te permitan identificar cuál es tu relación con este mundo del trading y las apuestas, te voy a hablar de los tres elementos esenciales que Allan Kardec nos revela entre líneas en su tratado titulado El libro de los espíritus. Evidentemente, Kardec en el siglo XIX no se estaba refiriendo expresamente a este campo en concreto, pero dado el carácter universal (atemporal y multidisciplinar) de sus enseñanzas, nos servirá como apoyo para entender mejor algunos aspectos sumamente importantes.

SENTIDO DIRECCIONAL

Se trata de la tendencia que presentan tus actos, así como las consecuencias derivadas de los mismos. Si observas tu nivel de implicación y los resultados obtenidos con este tipo de actividades podrás apreciar si tu relación con el trading y las apuestas está siendo favorable o no para tu vida en todos los niveles (dinero, tiempo, relaciones, etcétera). Este auto-análisis requiere de mucha honestidad por tu parte.

FUERZA

En este caso nos estamos refiriendo a la recurrencia con la que desarrollas este tipo de actividades. Cuanto menor es el tiempo transcurrido entre una operación o una apuesta y la siguiente mayor es el grado de dependencia, lo que sostenido en el tiempo podría acarrear graves problemas. Si además el tamaño de tus inversiones o apuestas es cada vez mayor, podrías estar muy próximo a desarrollar una patología, ¡mucho cuidado! 

CONFIGURACIÓN

Este aspecto nos indica la manera en la que se llevan a cabo tus operaciones o apuestas. Si éstas están siendo ejecutadas de una manera desordenada y descontrolada, es decir, sin responder a una lógica clara y previamente estructurada, es muy probable que estés empezando a integrar comportamientos adictivos que te están haciendo sufrir significativamente. 

Investiga cuanto antes sobre este asunto e identifica cuál es tu relación con el mundo del trading y/o las apuestas.

A continuación te comparto unas preguntas clave para ayudarte a reflexionar sobre estos asuntos:

  • ¿Hacia dónde apuntan tus actos? ¿Qué tendencia muestran tus resultados históricos?
  • ¿Estás dedicándole más tiempo del que deberías, desatendiendo otras áreas (estudios, trabajo, relaciones, ocio, descanso, etcétera? ¿Sientes que el trading o las apuestas -en mayor o menor medida- te están absorbiendo la energía vital?
  • ¿En algunas ocasiones, participas sin respetar lo que te has propuesto previamente? ¿Hay días de trading o de apuestas que son un verdadero caos para ti? ¿Sufres por no haber sido fiel a ti mismo?

Te invito a que dediques un par de minutos a reflexionar sobre estas cuestiones. Y recuerda, amigo/a, la verdad te hace libre

Cerrar menú