Hola, soy César Antonio Pérez.

Arranco este proyecto con el propósito de contarte toda la verdad, y nada más que la verdad 😉 Voy a compartir contigo mi propia experiencia y la de numerosas personas relacionadas con el mundo del trading y las apuestas (ex-traders, ex-apostadores, brókers,…). Además, contaremos con la presencia de especialistas en el ámbito de la educación, la psicología y la sociología, entre otras áreas del conocimiento íntimamente relacionadas con la actividad que nos atañe. Queremos mostrarte de la manera más objetiva posible en qué consiste este mundo del trading y las apuestas, para que puedas hacerte consciente del impacto que puede tener en tu vida -si es que no lo está teniendo ya en este momento- desarrollar este tipo de prácticas.

Lo primero que me gustaría que supieras es que el trading y las apuestas son negocios. <<¡Los mejores negocios del mundo!>>, comentan algunos/as. Se tiene la falsa creencia -debido a la inmensa publicidad que circula sin control sobre este tema- de que gracias al trading y/o las apuestas obtendremos la tan popular «libertad financiera»; algo que es completamente FALSO. Me encantaría poder decirte que después de 13 años en el sector he logrado hacerme millonario, y que además su consecución fue un camino de rosas. También me agradaría mucho contarte que conozco a un montón de personas en esta misma situación (felices y millonarios). Sin embargo, la verdad es que he conocido cerca de 1.000 traders y/o apostadores/as, y NINGUNO/A de ellos/as ha ganado dinero de manera consistente en el tiempo. De hecho, te diré más, he visto como los propios brókers y traders que se atreven a recomendar entidades financieras o a vender sus cursos sin ningún escrúpulo (como hacía yo, por cierto) quebraban sus cuentas cometiendo actos que si los vieras te echarías las manos a la cabeza.

A mí una vez me llegó a llamar mi bróker para decirme: «¡César, qué coño estás haciendo!» No es normal que tu bróker vele por tu salud financiera, pero como me llevaba muy bien con él estimó oportuno hacerlo. Me llamó en un momento en el que estaba perdiendo más de 1.500 euros en un par de horas, haciendo operaciones de trading sin ningún sentido. Evidentemente, esa no era mi intención, yo tenía un plan, una estrategia en la que apoyar mis decisiones de trading, pero como podrás intuir no estaba respentándola lo más mínimo.

Y… ¿Por qué me pasaba esto?

Lamentablemente, ciertas personas (no pocas), debido a ciertas causas que no vamos a entrar a detallar ahora, son más propensas a comenter actos irresponsables cuando especulan sobre cualquier evento futuro en el que interviene el dinero. Por lo que, para estas personas obtener rendimientos positivos del trading o de las apuestas de manera constante NO es una opción, sino más bien todo lo contrario. Es sumamente importante que si te estás dedicando a alguna actividad de este tipo te asegures de que tú no eres una de estas personas con proponsión a desarrollar una patología, ya que de ser así, podrías tener serios problemas.

POR FAVOR, COMPRUEBA CUÁL ES TU RELACIÓN CON EL TRADING Y/O LAS APUESTAS

ANTES DE DAR UN PASO MÁS EN ESTA DIRECCIÓN.

Sé que a nuestra mente no le gustará escuchar ciertas cosas sobre nosotros/as, pero te aseguro que si eres honesto/a contigo mismo/a te vas a llevar unas cuantas alegrías en tu vida. Muchas más que las que podrás encontrar delante los gráficos de las cotizaciones o dentro de un casino. ¡Éstas son efímeras! Te puedo garantizar que la sensación más maravillosa que he experimentado a lo largo de toda mi vida tuvo lugar en el momento que me di cuenta de que el trading y las apuestas estaban destruyendo mi vida. Por una parte, sentí una enorme compasión por mí mismo, me dio mucha pena descubrir que jamás podría volver a hacer trading y/o apostar, así como reconocer que ya no lograría mi propósito de vivir del trading o las apuestas. Al mismo tiempo, sentí una sensación de libertad y de paz indescriptible.

Es por ello que me siento en la obligación de ser transparente contigo, para que si de aquí en adelante quieres dedicarte al mundo del trading y las apuestas lo hagas siendo consciente de sus peligros (los cuales nos negamos a ver nublados por la codicia) y siempre bajo tu responsabilidad. Si al compartir mi experiencia te espanto de este negocio hóstil, me sentiré aún más agradecido de mi propio sufrimiento del pasado.

Todo experimenta un cambio constante. En estos nuevos tiempos, la nueva droga no se puede ver ni tocar, es mucho más sofisticada porque ya no requiere de sustancias tangibles, ni está vinculada a un lugar o espacio en concreto. Hoy en día, puedes apostar o tradear desde cualquier parte del mundo, y aquí precisamente reside uno de los grandes peligros, porque lo que funciona como imán para el/la participante es a su vez el peor enemigo. Cuando yo conocí en el mundo del trading y las apuestas, en el año 2007, me sentía muy atraído. «¡Wao, voy a poder ganar dinero desde cualquier parte del mundo! ¡Esto es la leche!». Durante un tiempo llegué a sentir una pseudolibertad que me tuvo engañado gran parte de mi adolescencia. He aquí la estrategia de las grandes corporaciones y gobiernos que se embolsan barbaridades de dinero con esto. Las nuevas generaciones han mamado las nuevas tecnologías y están locos por «ganarse la vida» sin derramar una sola gota de sudor y a poder ser viajando de un lado para otro. ¡Es muy goloso! Pues, aquí está Papá Estado y Mamá Corporación para darle a los adolescentes lo que quieren, o mejor dicho lo que creen querer. Ahora bien, si pierdes tu dinero y tu vida en el intento es tu responsabilidad por haberte metido. Ellos se lavan las manos y tú te quedas en tu casa, junto a tus seres queridos con el problemón. Todo está debidamente estructurado y organizado para configurar un campo de cultivo que proporcione el fruto que a los dirigentes les venga en gana.

Actualmente, más que nunca debes ser muy responsable con la manera en que administras tu dinero, tu tiempo y tu energía. Te invito a que te ocupes por aprender a seleccionar minuciosamente tus compañías, los libros que lees, los vídeos que consultas, tus aspiraciones, tu escala de prioridades… Porque todo esto va a determinar tu presente y tu futuro. ¿Quieres disfrutar de tu presente y gozar de un futuro próspero? Pues déjate de historias y vuelve a la realidad. ¡Sé más inteligente que ellos y no te dejes engañar!

Cuando miro hacia atrás, me doy cuenta de hasta qué punto estaba alimentando toda esta mentira. Empecé probando con un sistema aparentemente ganador, después con otro, y así con cientos. En un inicio la tendencia es a complicar la estrategia, añadiendo nuevas herramientas e indicadores más sofisticados. Después, llega la gran revelación de que la clave es simplificar el método. «¡Ahora sí que sí!» Pero tampoco,… «¡Claro, ya sé lo que pasa!» Comienza un proceso de autonocimiento, en el que resulta imprescindible desarrollarse a nivel personal y espiritual. Pensaba: «Es que los demás no se han dado cuenta de esto, por eso pierden. Ahora ya si que…» En este momento comienza una etapa sumamente dura y prolongada, porque cualquier aprendizaje o descubrimiento a nivel personal es insuficiente. Tenía la sensación de que mis esfuerzos no estaban siendo en vano, porque creía estar cada vez más capacitado y más cerca de lograr la ansiada «libertad financiera», pero NO, nunca llegaba, no por ese camino.

Para justificar mi intensa y prolongada dedicación (básicamente para esconder la adicción), llegué a verbalizar en multitud de ocasiones este tipo de frases a mi pareja y amigos/as:

«Te puedo asegurar por propia experiencia que el trading y las apuestas está repleto de emociones humanas inolvidables, momentos de una intensa conexión con uno mismo y con el Universo, y vivencias que te hacen crecer no sólo como profesional, sino como persona y como ente espiritual.»

Lo peor de todo es que estaba totalmente creído en que era así. Estimado/a, amigo/a, te lo digo en serio: el mundo del trading y las apuestas puede arruinar tu vida. Por favor, revisa tu comportamiento y sé honesto/a contigo mismo/a. ¡Cuéntate la verdad!

Sin más entretenerte, un día más, te doy las gracias por habernos dedicado un rato de tu atención. Confíamos en que puedas aportanos tu granito de arena, porque aunque quizá no te lo parezca, tu participación puede ser de gran utilidad. De hecho, es muy probable que tus palabras estén salvando la vida -o como poco la economía y las relaciones- de alguien que desde cualquier parte del mundo te esté escuchando y conecte con tu historia.

¡Muchas gracias y Feliz día!

Cerrar menú