¿Te has fijado cómo algunas veces unos pocos aplausos vienen seguidos de una gran ovación y otros, sin embargo, caen en saco roto?

Esto es porque se requiere una concentración específica de energía para que se desarrolle lo que se conoce como flujo rápido o supercrítico. En el instante que se reúne la magnitud precisa para que estalle el fenómeno, ya no hay vuelta atrás. ¡Corre como la pólvora! ¡Se extiende como un tsunami! ¡Es imparable!

Yo, cuando voy al teatro, que es una actividad que me gusta y suelo hacer a menudo, he tenido la oportunidad de fijarme en esto muchas veces. Hay momentos en los que una minoría comienza a aplaudir y nadie les acompaña; y otros momentos en los que a raíz de unos pocos aplausos, el auditorio entero arranca a aplaudir fervientemente. Es magnífico ver y sentir como cuatro aplausos dispersos e independientes acaban fundiéndose en uno solo grandioso.

¿Qué hay detrás de este fenómeno? ¿A dónde quiero llegar?

La energía está presente siempre.

Un desarrollo de flujo rápido o supercrítico generalmente se caracteriza por ser un proceso significativamente rápido e insostenible en el tiempo, dada la concentración de energía presente. Son sucesos en los que se produce un fuerte «estallido energético». Sin embargo, aunque su causa resulta ser intangible, corresponde a un fenómeno absolutamente natural. Para que una manifestación de este tipo tenga lugar es necesario emplear mucha energía. Cuando un ser humano se obsesiona de manera desmedida por tradear o apostar, dedicando prácticamente todos sus recursos en dicha actividad, genera un flujo desorbitante de energía que tiende a ser sumamente difícil de controlar, alcanzado niveles desproporcionados que inducen al participante a cometer una avalancha de comportamientos totalmente irresponsables.

3 ESTADOS EN LOS QUE SE PUEDE ENCONTRAR UN JUGADOR SEGÚN SU GRADO DE ACTIVIDAD

Utilizaremos esta idea para presentar los tres escenarios en los que se puede encontrar un trader o apostador, para que de alguna manera puedas identificar en qué situación te encuentras y -si es necesario- puedas ponerle freno cuanto antes.

FLUJO SUBCRÍTICO

El participante apenas siente atracción por el trading o las apuestas. Puede llevar a cabo algún pronóstico de manera puntual, pero sin poner en riesgo ningún dinero o a lo sumo cantidades muy reducidas que no le repercuten en absoluto en el resto de ámbitos de su vida. El tiempo y la atención que dedica a este asunto es mínimo, por lo que puede desarrollar el resto de labores personales y profesionales con total normalidad. Podríamos considerarlo como el que suelen denominarlo «jugador social» o «inversor a largo plazo», según el ámbito al que nos refiramos, ya que realiza esta actividad acompañado de sus familiares y/o amigos/as o informándoles abiertamente sobre sus decisiones. La intención es puramente lúdica, o como mucho, que sus ahorros no se deprecien con la subida de la inflación.

FLUJO CRÍTICO

En esta etapa, el jugador comienza a participar con más frecuencia, ya no realiza únicamente algunas operaciones o apuestas puntuales, sino que intenta obtener un lucro de ello empleando algunas estrategias o ideas previamente estudiadas. Establece un contacto más recurrente con el trading y/o las apuestas… Digamos que el juego se está empezando a convertir en un hábito. El dinero que pone en riesgo comienza a ser cada vez más elevado, aunque no excesivamente desproporcionado. Todavía no lo percibe como un problema porque tiene la sensación de que puede controlarlo y considera que sus comportamientos erráticos forman parte del proceso natural de aprendizaje. 

¡Atención! Si en este punto el jugador no pone freno a esta tendencia podría empezar a acarrearle serios problemas para su salud (financiera, física, mental, emocional, social, etcétera), porque está comenzando a tomarse esta actividad como algo personal, e incluso con una pretensión profesional. Su mente comienza a elaborar expectativas futuras sobre posibles ganancias y el sujeto empieza a desarrollar ciertos comporamientos irresponsables, los cuales trata de contrarrestar con más estudio y aparente preparación.

FLUJO SUPERCRÍTICO

Refleja signos evidentes de padecer una patología con el juego, ya que siente un profundo deseo de apostar (generalmente para recuperar el dinero perdido anteriormente). Su obsesión por solucionar sus finanzas con el trading y/o las apuestas es tan fuerte que no es capaz de ver el daño que se está causando a sí mismo/a y a su familia. El dinero arriesgado comienza a ser cada vez mayor, totalmente desproporcionado en relación a su patrimonio y nivel de ingresos. No puede dejar de pensar en el trading o las apuestas e intenta participar por todos los medios en cualquier momento y lugar. Si hiciera una mirada retrospectiva de todo el tiempo y dinero que ha consumido con estas actividades sentiría una profunda rabia e impotencia.

¿Crees que una persona que se encuentra en este estado estaría orgullosa de contarle a sus padres o a su pareja todas sus peripecias en el mundo del trading y/o las apuestas? ¿Y tú, le contarías a tus padres o a tu pareja todo lo que has vivido hasta ahora en este tipo de juegos/negocios (apuestas, trading, casino,…)?

Si sospechas que puedes estar en esta situación (flujo supercrítico), te invito a que se lo hagas saber YA MISMO, como mínimo a la persona en la que más confías. Sé que lo que te estoy pidiendo es muy fuerte, pero créeme, por muy duro que te parezca, cuando se lo expreses vas a sentir una paz alucinante, como en tu vida la has sentido. ¡Te lo garantizo!

Cerrar menú