Los hechos nos muestran que son muy pocos (casi ninguno) los traders o apostadores que logran ser rentables de manera consistente. Para ganar dinero con regularidad en este tipo de actividades NO es suficiente con realizar una serie de actos concretos de forma constante y sostenida en el tiempo. Yo, al igual que otros muchos traders y apostadores con los que me relacioné, trabajamos disciplinadamente para incorporar un montón de hábitos con el ánimo de refinar nuestro comportamiento delante de las pantallas. Sin embargo, como te decía, NO fue suficiente. ¿Y eso por qué?

Básicamente, porque una cosa es lo que tú puedes hacer desde tu parte consciente, y otra muy diferente (y predominante, por cierto) es aquello que viene determinado en tu parte inconsciente. Esta última se configura y responde en base a la herencia biológica y cultural, entre otros aspectos, lo que implica un mayor arraigo. Aquí reside infinidad de información, la cual nos llevaría varias vidas descrifrar y llegar a entender mínimamente.

Lo que te quiero decir es que muchas personas se sienten atraídas por este mundo del trading y de las apuestas, pero muy pocas son capaces de reconocer sus limitaciones, porque no las ven hasta que se hacen evidentes. Si conociéramos esta información oculta de la que te hablo, podríamos saber -antes siquiera de hacer una operación en Bolsa o una apuesta- si tenemos alguna posibilidad de éxito en este tipo de negocios. La pena es que cuando esta información sale a la luz, los daños son irreversibles. Esto no quiere decir que no tenga solución; siempre la tiene. Lo que quiero decir es que hay daños (como puede ser la pérdida de un trabajo, la ruptura de pareja, el tiempo consumido, etcétera) que difícilmente se pueden recuperar. 

¿Cómo saber si tu herencia biológica y cultural NO te va a dar ninguna opción de ganar en este juego? Si te sientes mínimamente identificado con alguno de estos comportamientos, deja de participar en este tipo de negocios de inmediato. Eres como una bomba a punto de estallar. Si te alejas del peligro, tú ganas.

A toda causa le corresponde una consecuencia. El hecho de que desconozcas las causas no te libra de sus efectos. Por lo tanto, solo si tomas la responsabilidad de tus actos en este mismo momento podrás disfrutar del presente y construir un mañana a tu medida. Cualquier acontecimiento que tiene lugar en el mundo de la forma ha sido gestado previamente en una dimensión intangible. A continuación te comparto algunas preguntas para que puedas valorar si estás en disposición de ejercer esta actividad de una manera saludable:

¿Te atreves a ser honesto/a contigo mismo/a y a actuar en consecuencia?

En caso afirmativo, tómate unos segundos para responder a estas cuestiones:

    • ¿Te pasas gran parte del día delante del ordenador o del móvil siguiendo las cotizaciones bursátiles o los eventos deportivos?
    • ¿Piensas en el trading, en las apuestas deportivas, en el póker o en la ruleta casi todo el día?
    • ¿Estás obsesionado por encontrar la manera de ganar dinero (o recuperar las pérdidas) a través del trading o de algún tipo de apuesta?
    • ¿Has realizado operaciones en Bolsa o apostado sin sentido en unas cuantas ocasiones?
    • ¿Has sentido que estás dedicando al trading o a las apuestas más tiempo que a tu propio descanso?
    • ¿Has notado que estás desatendiendo otras áreas importantes de tu vida (relaciones, ocio, trabajo, estudios,…)?

Los especialistas en psicología afirman que si respondes a 3 o más de estas preguntas con un «SÍ» es muy probable que hayas desarrolado una patología que puede desembocar en problemas graves para tu salud a todos los niveles. Yo, hablándote desde mi experiencia, te diría que con que hayas respondido que «SÍ» a una de estas preguntas, estás tardando en cerrar todas tus cuentas de trading y/o de apuestas. ¡No le dediques ni un euro más, por favor! 

Amigo/a, cuentas con una oportunidad maravillosa para empezar de cero y poder disfrutar plenamente de tu tiempo. Además, estás en el mejor momento para descubrir y expandir tus talentos; Tienes un compromiso contigo mismo y con el mundo. ¿A qué estás esperando? Mientras dedicas los mejores años de tu vida a abrir un piñón con los dientes, estás dejando que se pudrán un montón de frutas que caen a tu alrededor. 

” Allí donde esté tú Tesoro, estará tú Corazón “.  (Mateo 6, 19-23)

¿A que ahora ya sabes lo que hay que hacer para alzar el vuelo? 😉

 

Cerrar menú