CAPÍTULO 1:

DESPERTANDO

 

Estimad@ investigador o investigadora, quiero darte la enhorabuena por tomar la decisión de comenzar a estudiar el libro que tienes frente a tus ojos, que con tanto cariño he escrito exclusivamente para ti. Te invito a que sigas las siguientes explicaciones, además de con los ojos con los que comúnmente miras, también con el ojo de la sabiduría, con la fuerza del corazón y con lo más profundo de tu alma.

Primeramente, antes de entrar en materia, me gustaría dejarte claro que mi dedicación primordial es investigar sobre distintas áreas del conocimiento y compartir con los demás Seres los hallazgos extraídos de mi propia experiencia. Tengo la costumbre de profundizar acerca de lo que pretendo hablar. Consideraría una enorme falta de respeto y una terrible incoherencia explicar asuntos que ni siquiera yo he vivido personalmente. Por lo tanto, reconozco que he empleado una época de mi actual existencia a la investigación de la misma, y todavía forma parte de mis principales quehaceres cotidianos. De hecho, supone mi compromiso esencial. Mi propósito es continuar aprendiendo mediante la investigación y la reflexión profunda acerca de mí mismo y del Universo, y expresar lo aprendido a los demás del modo más claro posible.

Comencemos pues a inquirir sobre la vida. Supongo que te encuentras en una situación parecida a la mía: entusiasmado por saber más acerca de ella. Por eso vamos a llevar a cabo una labor de investigación conjunta. Partiremos de que ambos nos conocemos; de hecho es muy posible que así sea. El tiempo ahora no es importante, lo relevante es lo que sentimos y aprendemos de cada experiencia. Da igual la fase del proceso en la que nos encontremos cada uno, lo importante es el sentido direccional que hemos decidido emprender.

Ahora te voy hablar como mi compañer@ de viaje y sin tapujos. Por lo tanto, toma muy buena nota porque voy a ser completamente sincero y lo más directo posible. Si aplicas las enseñanzas que voy a compartir contigo desde este momento, indudablemente disfrutarás de la vida y gozarás de la paz interior que tanto te mereces.

 

SIN ESPERAR NADA

Es muy posible que si ya tienes cierta edad, en varias ocasiones te hayas sentido como un miserable. Puede que rechazaras una oportunidad fabulosa y ahora continúes arrepintiéndote por ello. Puede que perdieras tus ahorros cegado por la codicia. Puede que creyeras que aquella relación sentimental sería perfecta, y sin embargo fracasó. Quizá has caído, como yo, una y otra vez en la misma trampa. Se trata de un círculo vicioso en el que movidos por la euforia imaginamos todo aquello que creemos desear: una fortuna inmensa, un destacado prestigio y multitud de chorradas más, cada uno las suyas. Sin embargo, todas estas ilusiones procedentes del ego no se parecen en nada a lo que en realidad acontece. ¿Quieres saber lo qué conseguirás si sigues en esta línea? Más y más sufrimiento. Esto será lo único que cosecharás si continuas con esta actitud. Tu actitud es un reflejo del sistema de creencias que te gobierna. No se puede proyectar un futuro próspero apoyándose en un pasado lamentable y un presente escaso. El presente es abundancia en estado puro.

Amig@, olvídate de los asuntos triviales, olvídate de lograr esto, aquello o lo de más allá. De momento, no te pongas tiempo en conseguir ninguna meta, simplemente actúa siempre de la mejor manera posible. Cuando quieras darte cuenta no tendrás que preocuparte por nada material ni inmaterial. ¿Qué es lo que quieres: dinero, fama, reconocimiento…? ¡Qué más da! Lo que sin duda quiere cualquier ser humano es aprender a convivir consigo mismo y con su entorno en completa armonía, ¿no crees? ¿Acaso no es eso lo más hermoso de la vida? ¿Acaso no es eso la vida?

Recuerda que hacer lo que no te satisface, únicamente por dinero u otras recompensas insustanciales, es el acto más incoherente que puedes cometer. Es una verdadera lástima, pero cada día queda demostrado que la incoherencia supone la peor y más extendida enfermedad de la sociedad moderna. Si nos hiciéramos conscientes de sus peligros, pondríamos remedio y buena parte del daño se evaporaría de inmediato. ¡Sí, sí, has oído bien! ¡De inmediato! El gran reto del ser humano reside en sanarse de esta pandemia autoimpuesta.

 

VIVIR SIN ATADURAS

¿Recuerdas la satisfacción que experimentaste al deshacerte de una enorme responsabilidad que no te correspondía?, ¿o al expresarle tu opinión a la persona que tanto creías que podía molestarse?, ¿o al emprender aquella acción que tanto te atemorizaba?

Cuando uno consigue respetarse a sí mismo siente una enorme satisfacción. Ahora toma unos segundos para revivir esa sensación de serenidad. Esta experiencia liberadora significa vivir en paz. Si comienzas a reflexionar acerca de lo que vamos a tratar a continuación, sin duda, ese estado de plenitud va a ser una constante en tu vida.

 

UN ARDUO PROCESO

La montaña que has comenzado a subir en esta etapa de tu vida es muy elevada y el camino muy empedrado, con fuertes cambios climatológicos. Estoy seguro de que sobrepasarás holgadamente cualquier obstáculo. Agarra con fuerza la cuerda que te lanzo en forma de estas figuras geométricas denominadas palabras, y no dejes que por ninguna circunstancia se rompa esta unión, entre el punto en el que te encuentras actualmente y la cima de la gran montaña: la felicidad plena. No te olvides de que la decisión de ser feliz únicamente te corresponde tomarla a ti.

Ten en cuenta que el proceso es lento y el desarrollo tiene lugar de forma progresiva, pues sólo así puede ser sostenible y consistente en el tiempo. Ahora bien, cuando veas lo simple que es te sorprenderás. Sin embargo, es normal que al ser humano de hoy le resulte tan intrincado, porque ha aprendido con esfuerzo, por eso ahora se le exige tesón en esta primera fase de deshacimiento. Debemos reconocer que, consciente o inconscientemente, fuimos enseñados desde la mentira y que tenemos una marcada tendencia a complicar las cosas. La basura que se le ha inyectado a la mente humana bloquea su percepción objetiva y pura. Por ello, resulta imprescindible realizar primero un proceso de desaprendizaje.

 

¿PREPARADO?

A continuación voy a ir contándote las enseñanzas que te sugiero que pongas en práctica siempre que quieras preservar la paz.

Te explicaré con la mayor claridad posible, y desde mi punto de vista, los puntos claves para que experimentes la gloria. Así los recordarás siempre y podrás aplicarlos diariamente sin que te suponga ningún esfuerzo.

Te ruego que en ningún caso consideres mis explicaciones como preceptos disciplinarios. A continuación, se exponen simplemente experiencias individuales, desligadas completamente de cualquier código de conducta preestablecido.

A lo largo de nuestra conversación trataré de emplear las palabras que considere más acertadas, minimizar las descarriadas, para que la idea que alberga en mi interior concuerde, en la medida de lo posible, con el mensaje que pretendo transmitirte. En cualquier caso, no otorgues a las palabras más importancia de la que tienen, pues suponen simplemente una herramienta de comunicación entre seres humanos. Considera que por muy adecuadamente que se empleen, éstas son incapaces de expresar la verdadera esencia de las realidades intangibles. Ahora, ¡ponte cómodo y disfruta del viaje!

 

VAMOS POR PARTES

<<Lo primero siempre va delante>>, decía muy acertadamente un apreciado sabio. Para poder instalar en tu cerebro conocimientos valederos, lo primero es despojarte de todos los conceptos erróneos, creencias disfuncionales y miedos impuestos.

Para empezar a actuar con total libertad, la mente no puede estar manchada. Sobre un lienzo limpio puedes pintar con comodidad, pero sobre uno manchado todo lo que dibujes posiblemente quede difuminado.

Aquel que quiera comenzar a vivir en paz debe investigar profundamente este asunto y no regatear en dedicación. Sólo si te ocupas de disponer en todo momento de la claridad mental óptima, podrás salir airoso de los diferentes contextos que se te presenten. Así podrás dar una respuesta firme a cada una de las preguntas que te vaya lanzando la vida a cada instante.

Recuerda que todo el equipaje inservible que lleves encima supone un lastre para tu evolución. Camina lo más ligero posible. Sólo si te despojas de todo aquello que te impide apreciar la realidad tal y como es, tendrás acceso al Templo del Conocimiento Universal. No hablo sólo de un área específica, se trata de algo aplicable a cualquier ámbito de la vida.

 

<<Para alcanzar la verdad, es necesario, una vez en la vida, desprenderse de todas las ideas recibidas, y reconstruir de nuevo y desde los cimientos todo nuestro sistema de conocimientos.>>

René Descartes

 

¿A QUÉ TE COMPROMETES?

Elige sólo 1. ¡Anótalo!

  • A actuar siempre de la mejor manera posible:

Pongo todo mi foco en cada tarea que realizo, por nimia que pueda resultar doy el máximo de mí. Soy consciente de que este es el origen de la excelencia.

  • A respetarme:

Renuncio a tratarme con desprecio y pongo la atención en relacionarme conmigo mismo de forma tolerante y cariñosa.

  • A tomar la decisión de ser feliz:

En cada presente y ante cualquier circunstancia, reconozco que lo primordial es preservar la paz y elijo ser feliz.

  • A apreciar la realidad tal y como es:

Vigilo mis pensamientos y me hago consciente de que los juicios y opiniones que emito son fruto de mis creencias. No me identifico con eso.

 

CAPÍTULO 2:

UN APUNTE SOBRE EL UNIVERSO

Una vez vaciada la taza rebosante de una apestosa mezcla de líquidos insalubres, la irás completando paulatinamente de un saludable y delicioso elixir. De modo que abre bien los ojos y atiende de ahora en adelante, aun más si cabe, porque voy a desvelarte ciertas verdades irrefutables sobre las que te invito a reflexionar para que puedas vivir con confianza dentro del Universo al que perteneces, que eres.

¿CÓMO FUNCIONA TODO ESTO?

Has de saber que los sucesos no ocurren de forma aleatoria, sino que son determinados conscientemente de uno u otro modo por La Creación.

Llegados a este nivel de comprensión en el que nos hallamos, considero, en cierta medida, innecesario aclarar qué se entiende por La Creación, pues como ya sabrás puedes llamarlo como te resulte más apropiado. Puedes referirte al Todo con el nombre de Dios, Brahma, Padre, Madre, Tao, Fuente, Cosmos o con la denominación que prefieras y te resulte más cómoda. Simplemente es preciso reconocer que cualquiera de estos términos se refiere a lo mismo. Yo personalmente aplico, sin distinción, cualquiera de los términos, pues se trata más bien de una experiencia mística difícilmente explicable con ningún vocablo. Igualmente, para establecer una comunicación empleo en cada momento el que me parece más indicado según el contexto. Aprovecho esta mención para aclarar que El Creador no es ni bueno ni malo, simplemente Es.

Por lo tanto, si partimos de que existe un Plan Cósmico sujeto a una Voluntad Divina, ya es hora de que renunciemos a manipular u organizar el mundo. ¡Dejemos de enfrentarnos al Universo! ¡Ningún ser humano tiene la potestad de modificar los preceptos universales! Desde luego, no actuando directamente desde fuera. Lo siento por tu ego, amig@, pero me veo en la responsabilidad de serte sincero. Considérate un minúsculo ácaro en este inmenso tinglado.

Sin embargo, fíjate como es la vida que, paradójicamente, todas tus actuaciones desencadenan un efecto en la totalidad del Universo. Repito: TODAS TUS ACTUACIONES DESENCADENAN UN EFECTO EN LA TOTALIDAD DEL UNIVERSO. De modo que, de alguna manera, tú también eres Creador.

<>

Robert Schwartz

Entonces, desde este momento, tienes la obligación moral de participar activamente en la mejora del Universo. Vivir es el mayor privilegio que nos ha sido concedido. Seamos agradecidos.

UN LENGUAJE ÚNICO

A partir de ahora, resulta preciso que entiendas que el Cosmos no se dedica a ir en contra tuya o a amargarte la vida. Es cierto que se ocupa de que todos los Seres aprendan y evolucionen, pero no de fustigarnos. Esto es un juicio de la mente humana. Te aseguro que nadie quiere verte sufrir, todos deseamos tu felicidad.

Para eso estamos aquí reunidos, para transformarnos en individuos plenamente satisfechos con la vida. No te preocupes, lo has cogido en el momento oportuno. Puedes estar contento, porque has tomado una gran elección: emprender el vuelo hacia la liberación.

Para ello, gran parte de tu atención debe dirigirse a comprender el lenguaje que emplea el Cosmos para comunicarse contigo. Ten en cuenta que por muchas situaciones que se ocupe de plantearnos, la recepción por nuestra parte es muy limitada. El ser humano de hoy, independientemente de que sea o no lo más apropiado, vive en la dualidad. Dicha segmentación es una invención de la mente humana. No es real. Por lo tanto, según esta perspectiva sólo podemos experimentar sentimientos negativos o positivos. También podemos mantenernos en un estado neutro consumiendo tiempo para, después, experimentar sensaciones negativas o positivas. Entonces, toda emoción que sobrepase unos determinados límites nos situará fuera del equilibrio.

Nuestra tarea, aparentemente simple, consiste en auto-observarnos constantemente con el firme propósito de mantener la armonía lo máximo posible, evitando entrar en el juego de la mente dual. Visto así,  ¿resulta sencillo verdad?

Las señales del Cosmos se repiten diariamente con absoluto descaro, tanto a plena luz del día como en el instante más oscuro de la noche. Por ello, pon empeño en aprender el lenguaje estructurado que se te presenta a través del sentir, pues más importante que saber inglés o que leer un libro, es saber lo que nosotros mismos nos queremos decir en cada momento.

 

¡CON ENERGÍA!

No caigas en la bajeza de ser presa de la pereza. Mantente alerta y en un constante proceso de investigación. Ocúpate de poner en práctica todos los hallazgos, pues el conocimiento si no se aplica es un capricho absurdo. Toma muy buena nota de esto, porque este mensaje únicamente dará fruto si lo llevas a la acción. Son conceptos sencillos los que, unidos entre sí de forma ordenada, conforman la actitud excelente ante la vida.

Todo lo que vayamos tratando que te resulte interesante, grábatelo a fuego mediante una constante ejercitación consciente, pues si te limitas a repetirlo como un papagayo de nada servirá. Anota las ideas que consideres importantes, reflexiona intensamente sobre ellas, e inmediatamente entrénalas día tras día en cualquier campo del conocimiento.

<<Desde que reconocí mi ignorancia no he cesado de investigar. No ansío ser un pleno conocedor de todas las áreas, eso sería una necedad. No me apresuro por aprender velozmente, eso sería una torpe imprudencia. Al verdadero maestro le fascina descubrir más acerca del Universo y de sí mismo y, además, reconoce con agrado que es su obligación. El alumno más aplicado ha de ser siempre el maestro.>>

 

TODO ES PERFECTO

Cada uno cumple su papel, nadie es ni más ni menos que nadie. Te propongo que actúes siempre desde la creatividad que reside en ti y que seas coherente con tus decisiones. Todos debemos sentirnos cómodos y disfrutar con el desempeño de nuestras funciones, tanto el jardinero, como el veterinario o el camarero han de vivir en sintonía con el Todo.

Somos partículas integrantes de un Todo inconmensurable. Sin una sola de las partes el resultado no sería el mismo. Como un cuadro, que sin uno de los trazos deja de ser dicho cuadro. En el Universo sucede lo mismo, pero su perfecta conexión queda difuminada por su gran inmensidad.

 

EL BANQUERO ARREPENTIDO

Un día, un padre de familia que trabajaba en la banca, comentaba con un amigo que le habría gustado ser músico. Para excusarse solía repetir:

– Eran otros tiempos… – En esta ocasión además añadió: – Pero mis hijos lo tienen más fácil porque yo les apoyo en todo. Les apunté hace cuatro años al Conservatorio y les compro todo lo que necesitan para que prosperen como grandes músicos.

Mientras su hijo más pequeño les acercaba un vistoso aperitivo que había elaborado el solito con tan solo ocho años, el padre susurró al oído de su amigo:

– La pena es que yo sé cuál de los dos tiene talento. Sé que este lamentablemente no lo tiene. – Afirmó mientras señalaba disimuladamente al pequeño que aun se encontraba allí como una estatua para ver si les gustaba la comida que había preparado con tanta delicadeza.

 

¡POR FAVOR, MENOS IMPOSICIÓN Y MÁS OBSERVACIÓN!

Para lo que el padre (con “p” minúscula) quiere, su hijo pequeño no tiene talento. ¡Qué absurdez! ¡Qué ceguera! Pobres niños, que se encuentran sometidos a un gobierno autoritario nada más nacer, regidos por señores que miran pero no ven.

Para concebir no es necesario disponer de conocimientos previos, ni de un nivel de conciencia muy elevado, aunque estoy seguro de que esto ayudaría a que los nuevos Seres llegasen a este mundo aun más despiertos. En cualquier caso, al menos para criarlo y educarlo habría que dignarse a recibir una formación específica, ¡pienso yo!

Por favor, no olvides que todo el mundo tiene talento en varias facetas. ¿Has descubierto tus talentos? Puede ser en la música, en la pintura o en el deporte. Quizá cuentes con talento para la comunicación, la medicina, la arquitectura,… ¿o quién sabe? para tratar con animales o para limpiar las calles. Eso no importa. Cuando hablo de talento no me refiero a que seas una especie de superhéroe con poderes extraños, simplemente a que cuentes con cierta facilidad para ejercer una determinada actividad.

Sin embargo, parece ser que está mal visto dedicarse a lo que uno quiere y para lo que ha venido a este mundo. Como también están mal vistas millones de cosas en este mundo. Por ejemplo, llorar está mal visto, sobre todo si quien llora es un hombre, porque desde bien pequeños nos dicen aquellas personas que supuestamente más nos quieren frases como, <> o <<¡mira!, ¡mira! se están riendo de ti porque estás llorando como un bebé>> o <>. ¡Qué pésimas enseñanzas! Igualmente, las enseñanzas quedan olvidadas y sus portadores perdonados, pues no cabe duda de que lo hicieron con la mejor intención y lo mejor que supieron.

Todo lo acontecido nos sirve para aprender y darnos cuenta de lo que realmente somos y de cómo debemos enfocar nuestras vidas de ahora en adelante.

Ahora, olvídate por un momento de aquello que te decían, <<sé un hombre de provecho>>. Mira (literal o simbólicamente) a tu madre o a tu padre a los ojos, a ese ser querido que te escupe esa frase hecha y pregúntale repleto de inocencia y desde lo más profundo de tu corazón, <<Mamá, ¿es que limpiar cristales me impide ser un hombre de provecho?>>. Quien dice limpiar cristales, dice escribir novelas o diseñar joyas. Permanece un instante sintiéndote libre. Al sacar a la luz esta reflexión con tus seres más queridos, no sólo podrás ser quien quieras ser libremente, sino que también les despojarás a ellos de una responsabilidad que no les corresponde.

LO QUE NO MATA…

Las crisis individuales y globales surgen como respuesta a una situación incoherente e insostenida. No son más que mecanismos de defensa que se activan para que los seres humanos, y otros entes, despierten. Son las mejores oportunidades para progresar hacia la autenticidad del Ser. Incluso viéndolo desde una perspectiva fatalista, las crisis cobran una importancia espectacular, pues incitan a pensar cosas como: <<total, para lo que gano en este trabajo, por lo menos hago lo que me gusta>> o <>. ¡Qué gusto da escuchar estas frases! ¡Ese es el futuro! Y el futuro es Ahora. La cuestión es proporcionar un servicio a los demás desde el disfrute personal.

Es evidente que ha comenzado el Gran Despertar de Conciencias y se propagará a nivel planetario como un tsunami. Probablemente, en cuatro o cinco décadas, quizá antes, comience a acelerarse el proceso estrepitosamente hasta que inevitablemente la conciencia humana alcance su máximo esplendor hasta la fecha.

EMPEZAR DE CERO

Reflexionemos: el primero que aprendió sobre ingeniería, ¿acaso recibió las enseñanzas y conocimientos de algún otro ingeniero? Obviamente no, y sin embargo podía elaborar proyectos perfectamente.

Esta sociedad se ha convertido en un vertedero de conocimientos que son acumulados por unos y por otros, generación tras generación. Pocos  se  ocupan  de  investigar sus orígenes o sus posibles aplicaciones prácticas. Lo que nos cuentan, lo aprendemos sin rechistar, y encima el que mejor se lo aprende es catalogado como el erudito de la clase.

Resulta increíble ver como el que se sale del rebaño es tomado por loco y el que, además, es castigado y denostado por la sociedad. ¡Qué calamidad!

Ahonda en la comprensión del ser humano y su esencia intangible. No tomes prestados los conocimientos de los dos científicos de turno para tratar de entender de qué va todo esto. Por favor, investiga más.

CARA A CARA CON LA VIDA

¡Todo tiene solución! Mi madre suele decir que todo tiene solución menos la muerte. Y por este último matiz acabamos entrando en debate. Yo sé que hasta la muerte tiene solución; de hecho no es que tenga solución, sino que es como se resuelve la vida humana naturalmente. La vida y la muerte son conceptos puramente terrenales, creados por la mente humana. La Vida en sí, desde una visión cósmica, siempre permanece. De modo que la muerte no existe.

No puedes escapar de nada, ni escondiendo la cabeza bajo la almohada, ni dándote al alcohol o a las drogas, ni mucho menos quitándote la vida. Aquello que te atormenta, si no lo afrontas con valor, seguirá contigo en ésta u otras dimensiones hasta que sea sanado. De hecho, y dado que el principal propósito de la vida es el aprendizaje, resulta muy probable que constantemente te encuentres con situaciones que te brinden oportunidades para trascender tus debilidades. ¡Permanece atento y sé valiente!

<> tú generas las circunstancias que necesitas para confrontar tu ignorancia. Así, tiendes a traer aquello que todavía no comprendes ni aceptas.

Esta cualidad te permite comprender que en todo momento eres correspondiente con las personas y situaciones que te tocan vivir. Y que a menos que aprendas de ellas, las seguirás atrayendo una y otra vez. Hasta que aprendas. (…)

Como consecuencia de tu proceso de aprendizaje, conviertes tu destino (lo que has venido a aprender) en tu misión (lo que has venido a entregar), realizándose el propósito de tu vida.>>

Clay Newman

LO COMPLICADO NO EXISTE

Te ruego que abras las puertas al conocimiento que está surgiendo en nuestros días, basado en escritos milenarios y, sobre todo, en la propia introspección. Si quieres vivir en plenitud te aseguro que es la única vía.

No te comas la cabeza, vivir en paz es muy fácil. Deja de pensar que resulta muy complicado. El principal lastre del pueblo reside en su falta de fe. Por favor, no caigas en esa trampa. La confianza es la cualidad que distingue a un ser feliz de uno infeliz.

Sinceramente, no es necesario disponer de unos conocimientos muy vastos sobre espiritualidad. De hecho, los términos <> y <> resultan, en cierto modo, contradictorios. Entendamos pues como auténtico conocimiento aquel que, permitiéndonos aprender de las experiencias vividas, nos otorga la capacidad de obrar con total libertad. El ser humano es limitado. Sin embargo, como se suele decir, el simple reconocimiento de ello le hace ilimitado.

Al contemplar la simpleza de la vida con cada célula de mi cuerpo, pude darme cuenta de que para vivir en paz no es necesario estar todo el día repitiendo mantras, orando o meditando por las esquinas. Es más, toda esa obsesión puede frenar tu desarrollo natural. Este fue uno de los descubrimientos que me permitió dar un paso de gigante.

Tu indiscutible capacidad implica tu clara obligación personal. La decisión de erradicar la ansiedad y vivir en paz solamente te concierne a ti.

La voluntad de progresar, o no, es asunto tuyo. Desde el momento en el que eres plenamente conocedor de las verdades universales que estamos tratando, se despliega un amplio abanico de posibilidades. Lo que puede resultar más complicado, y únicamente porque no nos han enseñado nunca, es realizar una constante observación e investigación profunda sobre uno mismo. Se trata simplemente de sentir.

Ahora como investigador o investigadora, te corresponde dar cabida o rechazar los conocimientos que te sean transmitidos. Puedes contrastarlos a través de tu propia experimentación. Brindarte mi visión resulta ser hoy mi misión. Como uses esta información sólo depende de ti.

¿A QUÉ TE COMPROMETES?

Elige sólo 1. ¡Anótalo!

  • A ser consciente de mis contribuciones:

Me decido a implicarme con la humanidad. ¿Qué pensamientos emito? ¿Qué actos realizo? ¿A qué destino mis recursos (tiempo, dinero, energía,…)?

  • A auto-observarme constantemente:

Voy a permanecer atento a mis pensamientos, palabras y obras, con el firme propósito de conocerme y de mantener la armonía. Voy a ser coherente en mis decisiones.

  • A descubrir mis talentos:

Cada día me cuestiono: ¿En qué brillo? ¿Qué hago especialmente bien? ¿De qué manera puedo servir a los demás?

  • A confiar en la Vida:

Como quiero ser feliz, me dispongo a confiar en la vida. Lo demuestro en el día a día confiando en mí mismo y en los demás.

 

CAPÍTULO 3:

MÁS ALLÁ DE LO TANGIBLE

Querid@ estudiante, te propongo que dediques parte de tu tiempo y energía al ejercicio de la perfección espiritual, es decir, que dejes de pensar por un momento sólo en lo material y hagas por desarrollar tu faceta más ascética. Ten en cuenta que eres un espíritu en constante evolución, eso es lo que eres, lo que has sido y lo que serás siempre. Acepta esta realidad intangible.

Aferrarse al mundo terrenal supone el mayor obstáculo en el que puede tropezar un ser humano. Precisamente, nuestro reto consiste en ascender de lo superficial a lo Divino, relegando lo material al grado más ínfimo de la existencia.

¡BRAVO!

Verte motivado a aprender más acerca de la vida es algo digno de admiración. La mayoría de los individuos caminan por la vida sin apenas estudiar nada sobre antropología metafísica, por ello, la mayoría mueren físicamente sin tan siquiera haber nacido espiritualmente. Ya les llegará su momento. ¡Felicidades por tu decisión!

RÉLAJATE Y COMPRENDE

Te sugiero que trates únicamente de cubrir tus necesidades básicas como te resulte más cómodo, dentro de la legislación vigente, y que centres tu atención en lo que ahora te atañe: aprender.

En el momento que comprendas cómo funciona el Cosmos y sigas rigurosamente lo que te voy a contar, poseerás un gran recurso: el conocimiento. El verdadero conocimiento desvela que para vivir en plenitud es preciso dar rienda suelta al amor incondicional, sin límite alguno. Ama al Todo y todo te amará.

LA ABUELA HEROÍNA

Cuentan que la abuela yacía en su lecho de muerte.

A pesar de las circunstancias en las que se hallaba, continuaba preocupada:

– A lo largo de mi vida guardé todas las monedas que pude por si les faltaba alimento a mis hijos. Compré y acumulé casas, establos y otras tantas posesiones por si les faltaba un techo y labores a mis nietos.

Entre lágrimas sollozaba: – Como nunca les faltó, ahí todo se quedó. ¿Y ahora? ¿Ahora qué hago con todo eso?

SACANDO PECHO

Al cabo de los años, la abuela moribunda no pudo saciar su ego, su enorme anhelo de ser recordada como una gran heroína.

Hoy en día todavía falta por entender a cierto sector de la sociedad, que no siempre se ayuda mediante la concesión de objetos materiales. También, que no es obligatorio emplear el dinero sólo en el momento que sobreviene una situación de emergencia. De hecho, en muchos de estos casos no se requiere de dinero precisamente.

Al menos en Occidente, se hace evidente en muchos casos, que las necesidades biológicas básicas son cubiertas con relativa facilidad, aunque en ocasiones decidamos angustiarnos creyendo lo contrario. Aquel que acumula, acrecienta su vanidad simplemente con saber que sus riquezas podrían serle de utilidad a otras personas. Sin embargo, no se percata de que lo único que le solicitan es su amor y comprensión.

INVISIBLE, PERO SIMPLE

Hazte consciente de todos los pensamientos obsesivos relacionados con el mundo material y gozarás de plena libertad. Disfruta de la alegría derivada de sustituir el tener por el Ser.

Es clave que seas consciente de que el hecho de que consigas y mantengas la abundancia en el plano material, no es más que un efecto de tu ascensión espiritual.

¿A QUÉ TE COMPROMETES?

Elige sólo 1. ¡Anótalo!

  • A investigar y poner en práctica los nuevos hallazgos:

Me propongo dedicar cada día parte de mi tiempo y energía al ejercicio de la perfección espiritual. ¡Acción!

  • A aprender de la Vida:

Me enfoco en extraer el aprendizaje de cada situación, principalmente de las situaciones que alteran mi estado natural de calma.

  • A amar:

Lo que doy es lo que recibo. Quiero dar amor, y lo demuestro empleando palabras y gestos de afecto hacia los demás. También soy minucioso con el trato hacia los animales, plantas y todo tipo de objetos.

  • A mantener la calma:

Cada vez que me noto estresado, me recuerdo que lo primordial es preservar la paz. No hay nada más importante que esto. Realizo tres respiraciones conscientes para conectar de nuevo conmigo mismo y no perder el foco.

Cerrar menú